Un paseo por Altea

Posted on 1 min de lectura
Qué fácil es perderse por el laberinto de calles empinadas de Altea. Un entramado de casa blancas, puertas con azulejos artesanos y un hipnótico mar azul que se ve desde cualquiera de sus balcones. Hoy vamos a pasar el día en este pequeño paraíso poco masificado (dato importante!!) en plena Costa Blanca.

Altea, el Santorini español

Calles blancas de Altea

Hace tiempo que la nueva Grecia se ha instalado en la Costa Blanca. Primero fue la Cala Portixol (Javea) que muchos llaman la nueva Mikonos española. Y en segundo lugar está Altea, que además de su fachadas encaladas, su casco antiguo, sus escaleras infinitas, sus cuestas empedradas, y sus calas aguas cristalinas que bien podrían ser de Santorini, lo mejor es que su propio nombre viene del griego Althaia, que significa “salud”.  

Playa de Altea

Calles blancas de Altea
https://www.instagram.com/p/BlfzJEvHS2U/

Arena y mar hasta donde alcanza la vista

Playa de Altea
Después de recorrer el pueblo, de subir y bajar sus preciosas pero empinadas calles, démosle un descanso a nuestros gemelos y bajemos a dar un paseo por la playa. Un playa blanca de cantos rodados casi infinita, si no fuera porque a lo lejos la custodian dos peñones, la Serra Gelada al sur y el Monte Toix al norte.

Tumbonas en la playa de Altea

Padre e hija mirando los patos en la playa de Altea

 

En la playa todos encuentran su lugar: los lowcost extienden sus sillas sobre las piedras cerca de la orilla, los vip descansan del sol en las tumbonas o bajo las pérgolas, los deportistas corren al atardecer por el paseo, los comodones se toman una cerveza fresca en las terrazas, los niños bajan a las rocas a coger cangrejos, un grupo de millenials bohemios se entusiasma con los puestos de artesanía, un padre con su hija observan los patos de la ria que da al mar… y nosotros, simplemente, disfrutamos del panorama.

Vigilante de la playa de Altea

Rincones gourmet escondidos en Altea

Y como buenos viajeros, además de ver, lo que más nos gusta ¡es comer! Jesana, una artista amiga mía con mucho gusto, me ha recomendado dos sitios para chuparse los dedos. El primero es PERRO NEGRO, un coqueto restaurante de tarde (abren de 19:00-23:00) donde lo mejor es probar su menú degustación y dejarse llevar por los sabores de la tierra. Imprescindible reservar, y a poder ser en la terraza que es digna de cualquier instagramer que se precie.
Dirección: Costera Pont del Montcau, 13, 03590 Altea

8 DE TAPES

La segunda recomendación es 8 de tapes, un curioso gastrobar en pleno paseo marítimo, donde puedes cenar frente al mar y degustar su cocina local con un guiño fusion muy acertado. Os recomiendo los «tacos de la terreta», el «figatell marino», el «fishcake» de salmón y de postre el «rocío de manzana». ¡Delicioso!
Dirección: Paseo del Mediterraneo, 54, 03590 Altea

Figatell marino de sepia y panceta en 8 de Tapes en Altea

Tacos de la Terreta con atun y sardina en 8 de Tapes en Altea

Y con una buena cena, nos despedimos de Altea, parada obligatoria si pasáis unos días en la Costa Blanca.

ads
signature

Suscríbete a la newsletter

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No Comments Yet.

Previous
24 horas en Guimarães, donde nació Portugal
Un paseo por Altea