El sitio de Eugenia: comer, beber y viajar

Posted on 4 min de lectura

Alguien muy querido me dijo un día que la vida es una maleta vacía que debemos llenar. Yo lleno la mía de mis tres grandes pasiones: gastronomía, viajes y diseño. Pero mi maleta es un tanto singular, no le gusta seguir lo establecido. Prefiere extraviarse, descubrir callejuelas escondidas, locales auténticos, recetas autóctonas, casitas perdidas, postales secretas… Porque perderse hace que encuentres cosas increíbles. ¿Quién se atreve a perderse conmigo?

Previous
El laboratorio de sueños. Escuela de escritura creativa
El sitio de Eugenia: comer, beber y viajar