Residencia en una granja mallorquina del sXIII

EntradaFinca1

Cómo una granja rural del siglo XIII puede convertirse en una preciosa y sofisticada residencia familiar, sin perder su esencia. El secreto reside en el arquitecto e interiorista Oliver Palmer Michell del estudio holandés Uxus, cuya sensibilidad y estilo no tiene parangón.

LaFinca5_0 Finca7
LaFinca2_0

La atmósfera interior fue diseñada como una mezcla ecléctica entre un rústico acogedor y un sofisticado minimalismo blanco.

LaFinca4_0Finca13 LaFinca3_0 Finca19 Finca17
Finca20 Finca18
 

Todo ello rodeado del dramático terreno mallorquín que rodea la finca. Tal y como comentan Almudena Pérez-Minguez del blog Embelezzia, “La construcción de esta granja realizada por los artesanos canteros de la zona (los margers) se hizo con la técnica de la piedra en seco, utilizando para levantar sus paredes y muros la piedra del entorno inmediato (sin argamasa o cemento), por lo que el edificio se integra a la perfección con el paisaje, convirtiéndose casi en su prolongación.

Sus jardines incorporar una huerta, olivos centenarios, una casa de huéspedes y una piscina de 15 metros. La piscina es la pieza central del jardín y está diseñada para parecer suspendida sobre el huerto de naranjos de la propiedad.

Finca22 Finca23 Finca21

Según comenta su artífice, Olivier Palmer, “el objetivo general de La Finca era mezclar visualmente la casa existente, el entorno natural y la nueva construcción en un todo armonioso“, y a mi parecer lo ha conseguido. Una vivienda increíble. ¿Qué os parece?

Vía: Uxus Design

Tags from the story

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + cuatro =