El lujo de esquiar en Montmatre

Posted on 1 min de lectura

Ayer Paris estaba cubierto de un manto blanco. Las aceras se convirtieron en pistas de hockey, los balcones en los nidos de las estalactitas, y Montmartre en una pista perfecta para los esquiadores parisinos más locos y atrevidos. ¡Feliz final de invierno!

Vía: My little Paris

signature
ads

Suscríbete a la newsletter

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No Comments Yet.

Alguien muy querido me dijo un día que la vida es una maleta vacía que debemos llenar. Yo lleno la mía de mis tres grandes pasiones: gastronomía, viajes y diseño. Pero mi maleta es un tanto singular, no le gusta seguir lo establecido. Prefiere extraviarse, descubrir callejuelas escondidas, locales auténticos, recetas autóctonas, casitas perdidas, postales secretas… Porque perderse hace que encuentres cosas increíbles. ¿Quién se atreve a perderse conmigo?

Previous
Cuentos mágicos por una infancia digna
El lujo de esquiar en Montmatre