Cenar en unos baños árabes del siglo XII

Posted on 1 min de lectura

Situado en plena judería sevillana, entre los mágicos callejones del mítico barrio de Santa Cruz y a escasos metros de la Giralda, se encuentra el Restaurante San Marco Santa Cruz. Ubicado en unos antiguos y majestuosos baños árabes del siglo XII, San Marco consigue embarcar a los comensales en un lujoso viaje en el tiempo. Cruzar el umbral de su discreta entrada es traspasar la barrera del tiempo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En la planta principal, rodeada de piedra, e incluso de una curiosa fuente de agua podrás degustar uno de sus exquisitos y más que completos platos. En la primera planta, dos grandes portones de estilo árabe dan paso a paredes repletas de arte en tonos arena y café.

Captura de pantalla 2013-03-18 a la(s) 21.25.26 Captura de pantalla 2013-03-18 a la(s) 21.45.35

 

Captura de pantalla 2013-03-18 a la(s) 21.48.49

Captura de pantalla 2013-03-18 a la(s) 21.49.31

La carta, variada y muy completa, es apta para los paladares más exigentes y los bolsillos más austeros. El precio medio por comensal son unos 15 euros, precio que asegura el éxito de cualquier velada. ¡Ideal para dar la bienvenida a los 30! ;)

 

berenjenas gratinadas con jamón ibérico y gambas frescas
berenjenas gratinadas con jamón ibérico y gambas frescas

 

escalopines al vino marsala
escalopines al vino marsala

Servicio exquisito, rapidez y buen gusto son la base de este restaurante que además suele sorprender con la notas únicas de una guitarra al vivo. Un lugar al que no puedes dejar de ir cuando estés en Sevilla.

http://www.sanmarco.es/

 

 

signature
ads

Suscríbete a la newsletter

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No Comments Yet.

Alguien muy querido me dijo un día que la vida es una maleta vacía que debemos llenar. Yo lleno la mía de mis tres grandes pasiones: gastronomía, viajes y diseño. Pero mi maleta es un tanto singular, no le gusta seguir lo establecido. Prefiere extraviarse, descubrir callejuelas escondidas, locales auténticos, recetas autóctonas, casitas perdidas, postales secretas… Porque perderse hace que encuentres cosas increíbles. ¿Quién se atreve a perderse conmigo?

Previous
Residencia en una granja mallorquina del sXIII
Cenar en unos baños árabes del siglo XII