El templo del chocolate

Un regalito para la vista el gusto que he encontrado gracias a los amigos de Yorokobu!!! Aquí os dejo la reseña:

La excelencia es un espacio donde no cabe el más mínimo descuido. Era en ese lugar donde la compañía Chocolate Research Facility quería estar cuando fundó Ch’C’Late Research Facility en Singapur hace tres años.

Empezaron por el chocolate. Más de 100 sabores distintos o, en sus palabras, una colección de más de 100 gustos bajo un mismo tejado. La idea era, según explican en su web, “crear chocolates para amantes y apasionados del chocolate”.

Primer ingrediente: innovación. Comenzaron a mezclar sabores para estirar la colección lo más posible. Tanto que aseguran en su site que, con tanto probar nuevas recetas, sus pantalones han aumentado algunas tallas. Segunda sustancia: sentido del humor.

Aseguran que Chocolate Research Facility es una forma totalmente nueva de mirar el chocolate. “Es crear un envoltorio que parece una pastilla de jabón, podrían decir algunos; diseñar interiores similares a un laboratorio de investigación; crear combinaciones de sabores que nunca nadie pudiera imaginar tan excelentes y hacer que lo imposible parezca posible”. Tercer componente: filosofía.

Luego montaron la tienda. Todo, en su imagen, mantiene una coherencia. La identidad corporativa, el establecimiento, las cajas de chocolate… Cuarto ingrediente: diseño exquisito.

Vino después la tienda abierta 24 horas en todo el mundo: su web. Diseñada porAsylum, sigue las mismas coordenadas de todo lo demás. Buen diseño, información clara y juego. La web se va derritiendo y por su home chorrean distintos tipos de chocolate. Quinto elemento: comunicación.

Y, por último, añadieron una visión mercantil para aumentar la rentabilidad del negocio: merchandising. Tazas, camisetas… Más ingresos y, a la vez, más publicidad para esta chocolatería de colecciones dedicadas al negro, al blanco, a las mezclas y las series de té, café, frutas, doble de fruta, alcohol, frutos secos, sabores exóticos y clásicos.

 

Vía: Yorokobu

Artículos relacionados:

  • Theurel & ThomasTheurel & Thomas Está claro que lo dulce siempre entra por lo ojos, y la identidad gráfica de esta pastelería no p...
  • La historia de PancracioLa historia de Pancracio ¿ Alguien conoce Ling? La revista de abordo de Vueling ha sido todo un descubrimiento para mí...
  • El resurgir de una casa indianaEl resurgir de una casa indiana Este verano tuve la suerte de pasar una semana en Asturias y descubrir las grandiosas casas india...
  • Ático triplex en EstocolmoÁtico triplex en Estocolmo Hoy, los amantes del estilo sueco están de suerte. En lo alto de un antiguo edificio construido e...